Universo alterno #326

Yo solía ser escritora, inundarme en libros, leer en cafeterías, pasearme por las calles de Madrid hojeando lugares para beber, tenía la mala costumbre de fumar puros, de beber cerveza en tarros grandes y eructar como macho solo cuando las ocasiones lo ameritaran, los perros me amaban por alguna razón, y de entre tantas cautelas y reproches, de entre tantas veces que me negué a los hombres un día te conocí, escribiendo en un cuaderno rojo desgastado, entrada en mis pensamientos y sin mirar a mi al rededor me interrumpiste sentandote enfrente y diciéndome "¿Te puedo acompañar?" Todavia puedo escuchar mi furia conteniendose porque de entre tantas cosas, primero mi educación, "¿Disculpe?" Te pregunté sin creerme que un extraño que no invite a mi mesa se sentará invadiendo mi espacio personal. 

- Me das una curiosidad increíble - 

Me acuerdo de tus manos con uñas cortas, uñas que te comias de la ansiedad, tus venas visibles en tu piel blanca, tus ojos negros, y esa sonrisita que me mataba pero como iba yo a saber que estabas por destruirme la vida.

Me preguntaste que escribía y como me atrevía a realizar acto de tal valor en público, pues expresarse en aquellos años solía ser solo para privados, nunca quise parecer intelectual ni mucho menos lo era, solía ser una escritora de la cual solo quedan vestigios y escombros, deje de escribir hace mucho, cambie los puros por cigarros sueltos y el café negro como te gusta se volvió día a día en mi ansiedad, ya no camino, ya no como, ya no bebo, solo duermo y sueño con que algún día pueda regresar a ser quien era antes de ti, antes de que me llenaras el alma de palabras como si me tratara de ese cuaderno rojo y desgastado, de esa vieja librería a la que ya no vuelvo a visitar, de esos caminos empedrados y lejanos en el horizonte y en el pasado de mi ser. 
Yo solía amarte demasiado hasta que un día, dejaste de existir. 

Amor de mi vida, en esta historia tampoco pudimos ser tu y yo. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quien eres?

Érase una vez el amor, pero tuve que matarlo.

Universo alterno #47